EL POTENCIAL DEL CENTRO DE LA GUADUA

La reapertura del Centro Nacional para el Estudio del Bambú Guadua es una buena noticia para el Quindío que reforzará la investigación y el conocimiento sobre una especie ligada a nuestro desarrollo que esperamos tenga trascendencia en la producción de material vegetal y en la promoción del cultivo y conservación de la guadua.

La idea de crear el centro en 1986, siendo director de la CRQ el ingeniero agrónomo Julián Serna Giraldo,  fue la promoción de estudios, investigaciones y nuevas tecnologías en la propagación, manejo silvicultural e innovación en el uso artesanal e industrial de la guadua, labor por la que fue distinguido con el Premio Nacional Ambiental Bavaria del Medio Ambiente en 1988, hecho que mostró a Colombia y al mundo la valía de este espacio al servicio del conocimiento en el municipio de Córdoba en el Quindío.

Luego de épocas buenas y otras menos buenas, registramos con satisfacción el esfuerzo de las directivas de la CRQ por recuperar esta infraestructura. Ahora nos corresponde focalizarnos en cómo ponerlo al servicio de la comunidad científica, universitaria y empresarial, sin pasar por alto su atractivo para los que desean conocer esta especie que muchos la llaman, de forma acertada, acero vegetal.

Con la rehabilitación de los espacios físicos y su necesaria dotación de laboratorios y equipos de última generación, anhelamos que allí se profundice en biotecnología, taxonomía, morfología, biología, ecología, biotipos y propiedades  físico-mecánicas; que se avance en nuevas variedades y sistemas de propagación, siembra, cultivo y cosecha; y que se mejore en procesos de corte, inmunización, industrialización y nuevos usos. Actividades que se pueden realizar mediante alianzas con universidades locales nacionales e internacionales, con grupos de investigación y con centros de desarrollo y transferencia tecnológica.

Esperamos un centro abierto a la enseñanza y capacitación de estudiantes, profesionales, funcionarios de entidades públicas, empresarios de la guadua y todo aquel que se motive con ampliar sus conocimientos sobre el bambú. De igual forma, queremos que allí acudan organizaciones ambientalistas, ecólogos y conservacionistas para aprender sobre la preservación de este recurso y sus beneficios en la regulación de cuencas hidrográficas.

Del centro deberá salir el material vegetal y los paquetes tecnológicos para la propagación y la siembra de la guadua con el fin de aprovechar las condiciones naturales que ofrece nuestro territorio para su cultivo e industrialización con miras a llegar a mercados internos y externos con productos procesados de alta calidad.

Por último, un valioso beneficio adicional sería transformar al centro en un punto de referencia para el turismo científico y un lugar atractivo para los visitantes que desean conocer de esta planta que hace arte de nuestra historia y que dejó su impronta en la arquitectura local con la técnica del bahareque, reconocida como elemento propio y autóctono por la Unesco en la declaración del Paisaje Cultural Cafetero como Patrimonio de la Humanidad.

Fuente: Camara de comercio de  Armenia y del Quindío. http://www.camaraarmenia.org.co/noticia-detalles-id-1343.htm

Es indudable que Armenia cada vez tiene mayor relevancia como destino turístico por su atractiva oferta hotelera, comercial y gastronómica, por su fácil acceso terrestre y aéreo, por la calidad de sus gentes y lo amable de la ciudad, razones más que suficientes para ser un referente de los que visitan al Quindío y el Paisaje Cultural Cafetero.